LEGO riddler

Encuentra tu LEGO favorito al mejor precio con nuestro buscador de ofertas

 

LEGO riddler se puede construir de 2 maneras distintas, lo que siempre es bueno en un set de Lego.

Dentro de tus sets LEGO riddler hallarás todos los elementos en bolsas de plástico, organizados por colores, y el libro de normas con ciertas recomendaciones sobre lo que puedes crear.

Jugar con bloques puede influir en la aptitud de resolución de inconvenientes, la coordinación mano-ojo y la motricidad fina del niño, además de progresar su autovaloración.

Lego hizo bien en procurar que sus artículos sean más atractivos para las pequeñas.

Más vendido Nº 1
Más vendido Nº 3
LEGO - Juego De Construcción Batman, Coche Misterioso De The Riddler, 1 Unida, Modelos / Colores Surtidos (70903)
  • Incluye cinco minifiguras: Batman, The Riddler, Urraca, Hombre Calendario y Hombre Cometa
  • El Coche misterioso cuenta con doble tubo de escape, compartimento delantero secreto con dos pistolas ocultas, cabina abierta para una minifigura, espejos laterales y faros translúcidos
  • Presiona el doble tubo de escape para girar el motor y disparar los cañones automáticos ocultos
  • Equipa al Hombre Cometa con el planeador con alas articuladas y traslada la acción a las alturas
  • Armas incluidas: batarang de Batman y dos cartuchos de dinamita de Urraca

 

Cargar más productos

 

Mejores ofertas encontradas en LEGO riddler

Los icónicos Caballeros Medievales están de vuelta y mejor que nunca con un nuevo equipo de 2.164 piezas. El equipo Herrero Medieval es un edificio de 3 niveles lleno de enormes datos, incluso un dormitorio y una cocina amueblados. Se tienen dentro 4 minifiguras con 2 Caballeros Halcón Negro, un Arquero y nuestro Herrero. Los complementos tampoco son tímidos, en tanto que el equipo va a venir con 4 espadas, 3 escudos, una alabarda, una rana, un perro y un caballo que tiene un accesorio de carro construible. La cámara del herrero también incluirá un ladrillo lumínico único para mostrar la fragua de carbón en acción.

Enfrentada a la creciente competencia de los juegos para videoconsolas e Internet, y asediada por el miedo de adentro de que Lego fuera percibida como anticuada, la compañía había estado cometiendo una sucesión de fallos. La gestión diaria había sido entregada en 1998 a un “experto en transformaciones” sin vivencia en juguetes que seguía viviendo en París, como el escritor de negocios David C. Robertson resume en su crónica de Lego de 2013, Brick by Brick. Hubo desvíos calamitosos que se distanciaron de la experiencia central, incluyendo el pésimo dibujo animado matutino Galidor, y experimentos con minifiguras más grandes y machistas con una línea llamada Jack Stone. La empresa siguió abriendo parques temáticos de Legoland en todo el mundo, pese a tener una vivencia limitada en hostelería. Las ventas de varios de los productos de mayor éxito de Lego, como las líneas de Star Wars y Harry Potter, subían y bajaban en función de los calendarios de los estrenos de las películas, sobre los que Lego no tenía ningún control. Además de esto, la compañía aumentó de forma desmedida el número de artículos que lanzaba cada año, lo que dio lugar a una espantosa temporada navideña de 2002, donde los primordiales minoristas acabaron con cerca del 40% de sus existencias de Lego sin vender.