LEGO Star Wars vainas

Encuentra tu LEGO favorito al mejor precio con nuestro buscador de ofertas

 

LEGO Star Wars vainas es perfecto para dar la vida a la imaginación de los pequeños y despertar su imaginación, pueden exponer su arte una vez acabado el montaje.

La gran cantidad de sets y opciones de LEGO Star Wars vainas te permite hacerte con el que más te agrade o coleccionarlos y pasarlo bien construyendo y decorando con tus figuras.

Los pequeños practican el rastreo de las instrucciones de construcción con los folletos de normas suministrados y después dejan volar su imaginación.

LEGO es un juguete que está cada día, por lo que siempre vas a adquirir sets modernos siendo el periodo medio de avance de un nuevo producto de unos 12 meses, dividido en tres etapas.

Más vendido Nº 1
LEGO - Star Wars Vaina de Carreras de Anakin Edición 20 Aniversario, Juguete de Construcción de Nave de Carreras de Skywalker del Episodio I, Incluye Minifigura de Luke Skywalker (75258)
  • Incluye 3 minifiguras LEGO Star Wars: Anakin Skywalker, Padmé Amidala y una versión especial de aniversario de Luke Skywalker con su traje de piloto de Ala-X en un expositor desmontable.
  • Este juguete de construcción LEGO Star Wars cuenta con grandes motores, aletas extensibles, cabina abierta con espacio para una minifigura y un cómodo mango de juego.
  • Armas incluidas: espada láser azul de Luke Skywalker y un bláster para Padmé.
  • Incluye también un accesorio: la llave inglesa de Luke.
  • La peluca de Padmé es novedad en abril de 2019.
Más vendido Nº 3
Más vendido Nº 4
LEGO Star Wars 4485 Mini Sebulba's Podracer and Anakin's Podracer - Mini vainas de Carreras de Sebulba y Anakin
  • Famosos bloques interconectados LEGOâ?? S se reúnen Star Wars
  • Construye Mini Modelos de Anakin y Sebulbaâ?? S Podracers
  • 72 piezas
  • Para niños de 7 años y más

 

Cargar más productos

 

Ofertas en LEGO Star Wars vainas

Enfrentada a la creciente rivalidad de los juegos para videoconsolas e Internet, y asediada por el temor de adentro de que Lego fuera percibida como anticuada, la empresa había estado cometiendo una secuencia de errores. La gestión día tras día había sido entregada en 1998 a un “experto en transformaciones” sin vivencia en juguetes que seguía viviendo en París, como el escritor de negocios David C. Robertson resume en su crónica de Lego de 2013, Brick by Brick. Hubo desvíos devastadores que se alejaron de la vivencia central, introduciendo el pésimo dibujo animado matinal Galidor, y ensayos con minifiguras más grandes y machistas con una línea llamada Jack Stone. La empresa siguió abriendo parques temáticos de Legoland a nivel mundial, pese a tener una experiencia limitada en hostelería. Las ventas de varios de los artículos de mayor éxito de Lego, como las líneas de Star Wars y Harry Potter, subían y bajaban en función de los calendarios de los estrenos de las películas, sobre los que Lego no tenía ningún control. Además de esto, la empresa aumentó de forma desmesurada el número de productos que lanzaba cada año, lo que dio sitio a una espantosa temporada navideña de 2002, donde los primordiales minoristas acabaron con cerca del 40% de sus existencias de Lego sin vender.

Los clásicos ladrillos de LEGO que llevan casi 90 años en el mercado tienen ahora otro uso para esas protuberancias que se entrelazan. Hay letras, números, signos de puntuación y símbolos matemáticos para que los pequeños logren hacer palabras, oraciones y ecuaciones matemáticas, y un zócalo en el que encajar los LEGO.